NeuromercadeoLo estás haciendo todo bien. Estás dando seguimiento a las mejores palabras clave, optimizando contenido fresco y de calidad, diversificando tus medios de comunicación, y compartiendo tu contenido en todas las redes sociales. Las estadísticas de tráfico a tu sitio son altas PERO… ¿por qué no logras conversiones?

¿Cuál es el proposito de un SEO? “Posicionar un sitio en los primeros lugares de Google” dirán muchos. ERROR.
El SEO a veces suele centrarse tanto en adquirir táfico orgánico o “hits” hacia el sitio que a menudo solemos pasar por alto la única razón por la que se necesita el tráfico: para convertir lectores en clientes potenciales, y para convertir clientes potenciales en clientes fijos.

Así que, ¿qué se puede hacer? ¿Hay un ingrediente secreto que le ayudarán a aumentar la conversión en su sitio?
En realidad, sí.

Neuromercadeo aplicado al SEO

El Neuromercadeo no es de ninguna manera una ciencia perfecta, y la mayoría de las conclusiones sobre sus efectos han venido de la investigación financiada por la industria privada.

La mayor parte de las industrias privadas que financian estos estudios se niegan a publicar todos sus resultados, y podemos suponer que es porque no están seguros de sus conclusiones o porque no quieren que otras marcas echen mano de su nueva receta secreta.

El neuromarketing consiste en la aplicación de técnicas pertenecientes a las neurociencia al ámbito de la mercadotecnia, estudiando los efectos que la publicidad y otras acciones de comunicación tiene en el cerebro humano con la intención de poder llegar a predecir la conducta del consumidor. Es un tipo especializado de Investigación de mercados que utiliza mediciones biométricas (actividad cerebral, ritmo cardíaco, respuesta galvánica de la piel…) de los sujetos estudiados para obtener conclusiones (tomado de wikipedia).

Ahora bien, ¿sabías que el 95% de la toma de decisiones de un individuo es subconsciente? Lo que significa que hay muy poco en lo que se puede influir de forma directa en la toma de desiciones de un usuario. El resto, como se suele decir, está por debajo de la superficie.

Los humanos percibimos alrededor de 11.000.000 de estímulos por segundo, de los cuales solo 40 somos concientes. Esto quiere decir que tenemos 10.999.960 oportunidades distintas para atacar el subconciente.

En occidente, los humanos por naturaleza seguimos un patrón de recorrido visual de las cosas (y de las páginas web). siempre de arriba hacia abajo, de derecha hacia izquierda. Y acá debemos dejar algo claro: TODOS los usuarios de internet “escanean” las páginas, pero no las leen. Simpre hacemos un recorrido visual rápido para filtrar lo que buscamos y si no lo encontramos en ese primer escaneo, lo desechamos.

Con esto claro, hay 4 cosas específicas en las que el Neuromercadeo nos ayuda con nuestro SEO:

eyetrackingEn primer lugar, una vez que alguien ha escaneado la página, es necesario conseguir que lea su contenido.
Estudios de Eyetracking nos han enseñado mucho acerca de cómo los visitantes absorben el contenido. Para obtener la atención de un visitante y que lea tu contenido, sólo tienes que llamar su atención con las primeras frases o las primeras palabras de las diferentes secciones de tu página (title, encabezados, párrafos, bullets, etc).
En palabras SEO: aumenta la prominencia de tus keywords. La prominencia de un keyword, se refiere a qué tan cerca del inicio del contenido se encuentran tus palabras clave en cada sección. Colocar keywords al inicio de cada sección de la página (title, encabezados, párrafos, bullets, etc) no solo mejorará tu posicionamiento, sino también la facilidad con la que llamas la atención de un visitante. Tip: agrega una imagen por debajo de tus encabezados cuando sea posible, siempre alineada a la izquierda. Así proporcionas un estimulo visual al visitante y llamas aún más la atención.

En segundo lugar, diga, no venda.
Use historias en lugar de directivas para involucrar a su lector. Mientras que las llamadas a la acción son necesariamente directas, usted encontrará que la creación de un contexto narrativo en torno a la intención comercial de su lector (es decir, su deseo de compra), mejorará la conexión emocional del lector y su receptividad. El mayor ejemplo de esto fue la campaña de marketing directo de The Wall Street Journal, que vendió por sí sola 2 millones de dólares (puedes leerlo aquí).

La compañía envió un correo electrónico en el que contaban la historia de dos amigos que fueron juntos a la universidad, se graduaron con honores, eran amables, ambiciosos, empezaron a trabajar para la misma compañía, formaron sus familias y tenían hijos. Pero había una diferencia, uno era el gerente de un departamento de la compañía, el otro… bueno, el otro era el presidente de la compañía. ¿Qué hizo la diferencia? El correo continúa diciendo: ¿Te has preguntado como yo, qué es lo que hace este tipo de diferencias en la vida de las personas? Al final el correo da una simple razón: The Wall Street Journal.

Trate de ser social, y no vender de manera forzada. Trate de contar una historia y busque indentificarse con el usuario. No lo sature con: ¡compre! ¡compre! ¡compre! Apela a las emociones y la necesidad de las personas de ser “diferentes”. Lo que nos lleva al siguiente punto:

En tercer lugar, piense en el cerebro reptiliano.
Suena asqueroso, pero el “cerebro reptil” es una referencia a la parte más antigua de nuestro cerebro, donde nuestros instintos de supervivencia se encuentran. Desempeña un papel dominante en nuestras decisiones subconscientes, y recuerda que el 95% de una decisión humana está determinada por el subconsciente.

El cerebro reptil es egocéntrico y busca siempre su bienestar personal. Preguntese: ¿Cómo puede su contenido, su producto o su servicio ayudar al lector? ¿Le ayuda a “sobrevivir” o resolver un problema?

Otra pregunta que no se hace lo suficiente: ¿lo hará reír? La investigación muestra que la sonrisa tiene un impacto sobre la recuperación de la memoria, así que si usted puede sacar una sonrisa con su contenido, está incrustando su marca en las preferencias subconscientes del lector. ¿Ha notado que en todos los anuncios de Coca Cola salen personas sonriendo? ¿A notado que esa sonrisa es contagiosa? Piénselo. Esto nos lleva al siguiente punto:

En cuarto lugar, ponga el lector en la historia que está contando.
La personalización de los productos o servicios ha brindado oportunidades creativas y memorables para atraer a los lectores. Si usted logra conseguir que su lector se vea a sí mismo utilizando su servicio, consumiendo su producto, o al lado de su marca, se volverá más receptivo a tomar acción porque ya ha pasado por todos los movimientos psicológicos. Ya se visualizó con su producto o servicio.

Esto se debe al principio de las neuronas espejo. Cuando somos testigos de otra persona realizando una acción, nuestro cerebro pasa por el mismo proceso que la persona que lo hace, es como si lo estuvieramos realizando nosotros mismos. Todas las mismas zonas del cerebro se iluminan cuando vemos que alguien más hace algo. Ejemplos: la sonrisa, los aplausos, el llanto.

Estos son 4 simples formas en las que podemos mejorar nuestra optimización con un poco de neuromercadeo. Existen muchísimas más formas de hacerlo y eventualmente les escribiré de ellas, pero ¿adivina qué? El cerebro humano no es capaz de absorver más de 5 o 7 puntos (a lo mucho) de información. ¿Has intentado ir al supermercado sin una lista? Las probabilidades dictan que olvidarás algo. Por eso, este post, acaba aquí.

Inbound Marketing Certified Professional e Inbound Marketing Certified Educator. Graduado del Business & Innovation Institute of America en Psicoantropología del Consumo y Neuromercadeo. Con más de 12 años de experiencia en el mercado ha dirigido y desarrollado campañas de mercadeo en línea para importantes marcas a nivel mundial como Nike, Coca Cola, Pura Water, Fiat y Audi.